¡Buscamos redactores! Si quieres saber más, escríbenos a tct@trescuatrotres.com

Yo te maldigo

Osama Bin Laden, Steve Jobs, Muamar El Gadafi, Whitney Houston, Robin Williams, Eduardo Galeano, David Bowie, Roger Moore o Manuel Antonio Noriega no tienen, en principio, nada que ver con el mundo del fútbol. Pero eso mismo no lo piensa una gran cantidad de gente que defiende una teoría acerca de una presunta maldición que acompaña cada gol que marca el jugador galés Aaron Ramsey. Todas las personas antes citadas fallecieron poco después de que el actual futbolista del Glasgow Rangers anotase un tanto. 

Para colmo de males, en la pasada final de la Europa League entre el Eintracht de Frankfurt y el Glasgow Rangers, Ramsey falló su penalty en la tanda definitiva para privar a su equipo del triunfo.

¿Otra evidencia más del supuesto maleficio que acompaña a este jugador?

Quienes seguro creen en maldiciones son bastantes aficionados del Benfica por la negra historia que acompaña a su club tras una siniestra profecía de uno de sus entrenadores.

Bela Guttman fue un jugador húngaro que después de colgar las botas comenzó su periplo como entrenador. Estuvo 40 años llevando por bandera su sistema 4-2-4. Así llegó hasta Portugal, donde fue contratado por el Oporto, al que hizo campeón de liga. Sorprendentemente, tras este éxito, Guttman aceptó la oferta que le hizo el máximo rival del Oporto, el Benfica.

Soy un profesional y alquilo mis conocimientos al que mejor me paga”

Con el club de Lisboa, el húngaro conquistó dos ligas consecutivas y, lo más importante, dos Copas de Europa ante escuadras poderosas como Real Madrid y Barcelona. Tras su segundo triunfo europeo, pidió para su renovación un considerable aumento de sueldo. El Benfica se negó y el entrenador tuvo que abandonar el equipo. Antes de irse, cuenta una leyenda que pronunció una frase lapidaria.

“El Benfica no volverá a ser campeón de Europa en 100 años”.

Pero la vida sigue y el fútbol también. El Benfica continuó su trayectoria como el gran club que es y siguió conquistando títulos, aunque solamente en su país.

Desde la sentencia de Bela Guttman, el club lisboeta ha llegado hasta el último partido de una competición europea en varias ocasiones. Cinco finales de Copa de Europa( Milan, Inter, Manchester United, PSV Eindhoven y otra vez Milan) y tres de UEFA o Europa League (Anderlecht, Chelsea y Sevilla) han vivido siempre el mismo final, que no es otro que ver como los componentes del Benfica contemplan, resignados y tristes, como el equipo contrario recogía entre cánticos el trofeo que corona al campeón.

Pero aquí no acaba la historia negra del club portugués, ya que se tienen que añadir tres finales más perdidas en la recién nacida Youth League, la Liga Juvenil de la UEFA En esta competición, el Benfica también dobló la rodilla ante Barcelona, Red Bull Salzburgo y Real Madrid, respectivamente.

De momento, 60 años más tarde, la profecía de Guttman se sigue cumpliendo.

Habrá que seguir esperando si continúa así o, por el contrario, habrá que dar la razón a otro famoso dicho que afirma convencido “No hay mal que cien años dure”.

Aaron Ramsey y el Benfica confirman, con sus historias, que el fútbol forma parte de la vida y la vida forma parte del fútbol. Así de simple.