Victoria o victoria

Vacío. Es raro el vacío. No hace mucho, no podías hablar con la persona que tenías a tu lado por el ruido de todas aquellas gargantas animando a su equipo. El viento silbando es el protagonista ahora y el único que corre la banda. Izquierda y derecha. No comentar el gol de turno, o la polémica correspondiente, es vacío. Queda esperar.

La emoción trasmitida por la radio queda temporalmente alejada de las noches de domingo. Y se ha anulado el consultar las portadas de los diarios deportivos de los lunes para ver quién se llevaba el gato al agua debido al juego de palabras más ingenioso.

Pasará. Eso está claro. Y la normalidad se vestirá con su traje de faena, esto nos quedará en la memoria con un regusto muy amargo. Pues habrá padres que no irán con sus hijos ya al estadio, o abuelos que no compartan cómo era el juego en sus años de juventud. Vacío. Es raro el vacío. Un aire gris de miedo e incertidumbre, igual que una niebla, habita sobre las sombras de los míticos estadios sin público.

Jugadas que marcaron época y entrenadores que se dejaron la garganta en aquellos banquillos. Queda tirar de hemeroteca para recordarlo. Ahora toca el partido más difícil de todos, con el título en juego más preciado. Toca ser un equipo.

Y hay quienes saben jugar pensando en el conjunto y hay egoístas. Y hay entrenadores que deben tomar decisiones importantes, que deben reprimir a estos últimos. Se debe, y se hará, cambiar el rumbo del encuentro. Habrá pitido final y se celebrará en las calles hasta altas horas de la madrugada. Aunque el balón sigue en juego, de momento, y no se ha producido el pitido final ni mucho menos.

Jugadores del Botafogo, pidiendo el apoyo de la sociedad (fuente: EITB)

Se sufrirá, pero debe reinar el esfuerzo al máximo por los compañeros. A los que ponemos caras y a los que no. Es un partido global. Y no entiende de banderas ni fronteras, ni siquiera de partidos políticos. Es un resultado en el que alzamos la copa juntos o perdemos como uno.

Vacío. Es raro el vacío y el silencio. Aunque no podrá llevarse la victoria. Se realizaron buenos fichajes y se tiene una gran plantilla, la mejor. Con eso sólo no obtendremos la victoria, se debe insistir que cada jugador siga las instrucciones y estrategias oportunas para anular al rival. Así se logran los triunfos.