Hazte socio de TCT y disfruta de contenido exclusivo

Las acciones a balón parado

Hoy hablaré de un tema que tiene mucha relevancia y que a veces quizás no se le da la importancia que merece: las acciones a balón parado. Podemos sacar un gran rendimiento de ellas pero por contra también nos pueden hacer daño si la tensión a la hora de defenderlas no es la adecuada. Antes de analizarlas debemos tener en cuenta varias características:

  1. En saques de portería y de banda no existe el fuera de juego.
  2. Las faltas pueden ser indirectas o directas.
  3. El árbitro no necesariamente tiene que pitar el saque de falta o saque de esquina

Son acciones a balón parado las siguientes: saque de portería, saque de banda, saque de inicio desde el medio del campo, saques de esquina y faltas. El bote neutral entra dentro de este grupo, pero al ser una acción noble del juego en la que “siempre” se devolverá el balón al rival, no la consideraremos como tal.

Las acciones a balón parado tienen dos asimilaciones, la ofensiva y la defensiva. Las acciones defensivas quizás sean más sencillas pues con organización, concentración e intensidad es más probable que acaben en éxito. Se trata de tirar por tierra la ofensiva rival. El principal problema que se nos plantea es el desconocimiento de qué y cómo va a ejecutar el rival.

El balón parado ofensivo, requiere igualmente de intensidad y concentración pero demanda calidad técnica y táctica, pues el timing (relación espacio-tiempo) debe ser perfecto para que la ocupación de espacios no se produzca en momentos desacordes. La variabilidad en este tipo de acciones es casi infinita. Y es que el repertorio que podemos crear es tan amplio como nuestra imaginación y acierto a la hora de interpretar cómo responderá el rival ante nuestras movilidades. Éstas se basan principalmente es arrastres, bloqueos y engaños a la hora de generar espacios para que un jugador nuestro se aproveche de ellos.

Cuando nos referimos a acciones a balón parado normalmente lo primero que viene a nuestra mente son las faltas a partir de tres cuartos de campo y los saques de esquina. Desechamos totalmente cualquier otro tipo de falta y los saques de banda. Acaso ¿No se puede generar sorpresa con una falta en medio campo? ¿Y con un saque de banda?.

No se trata de generar siempre una ocasión de gol, si no de conseguir lo que nos planteamos, sacar el balón de zona, profundizar con éxito… El saque de banda es la acción ofensiva que, porcentualmente, más pérdidas provoca a pesar de ser ejecutada con la mano, lo cual genera otorga mayor precisión. Esto se debe a que discriminamos trabajarla. Si queremos alcanzar el éxito en todo aquello que hagamos no debemos dejar nada al azar. Todo es importante, todo es relevante.

Asimismo lo es a la hora de defender, la cantidad de desconexiones mentales que tenemos cuando el juego se detiene es muy elevado. Sin ir más lejos recordemos el gol encajado por el FC Barcelona en el partido de vuelta de las semifinales de Champions frente al Liverpool FC. Es inconcebible que un equipo de primera línea, en una «final» de ese tipo, cometa estos errores.

Acción a balón parado liverpool barcelona
Algo que jamás debemos hacer, es dar la espalda a la acción, inconscientemente eso nos desactivará tanto física como mentalmente. (fuente: youtube)

Para concluir, en las acciones ofensivas del tipo saques de esquina o faltas en tres cuartos, en las que por norma solemos acumular jugadores, es importantísimo tener en cuenta el equilibrio ofensivo para no sufrir en una posible contra. En ocasiones no se trata de igualar el número de jugadores que deje el rival en ataque sino de saber cómo funcionar, qué espacios ocupar y siempre protegiendo el camino más corto hacia nuestra portería.

Y hasta aquí un repaso de las acciones a balón parado que se pueden dar en un encuentro y cómo trabajar y reaccionar a las mismas.