Las 11 mayores sorpresas de la historia del fútbol

No eran favoritos, nadie se fijó en ellos hasta que fueron una realidad. Ni siquiera tenían el apodo de “tapados”, simplemente eran un equipo más confundido entre la maraña de nombres. Sin embargo, contra todo pronóstico consiguieron que su nombre fuera recordado por todos los aficionados. Repasamos las mayores sorpresas de la historia del fútbol.

#11 Estados Unidos

Mundial Brasil 1950

Los americanos llegaron al campeonato del mundo con un equipo semiprofesional. El partido en cuestión fue el segundo del Grupo B que le enfrentaba a Inglaterra. Los británicos eran considerados los grandes favoritos, de hecho consideraban que no era necesario realizar un Mundial ya que el pensar que alguien les podría ganar era simplemente ridículo. Por su parte, el balance total de los siete partidos previos de EEUU antes de enfrentarse a Inglaterra era de 45-2 en contra.

Nos hubiésemos conformado con perder por 2-0. Ni en sueños se nos pasó por la cabeza que podíamos ganar.”

Harry Keough, defensa de Estados Unidos.

Pese a todo ello, aquel 29 de junio de 1950 los americanos ganaron 1-0 gracias al gol de Joe Gaetjens dando lugar a, como se denominó a partir de ese día, “El milagro de Belo Horizonte”.

Joe Gaetjens llevado a hombros EEUU Inglaterra Mundial 1950
El héroe Joe Gaetjens llevado a hombros (fuente: fifa.com)

Tal fue la sorpresa que los aficionados británicos, cuando se informaron por los periódicos, pensaban que se trataba de un error tipográfico creyendo que el resultado era de 10-1 para los británicos.

Los ingleses no se recuperaron del varapalo de la derrota y terminaron despidiéndose del torneo tras perder su último encuentro frente a España con el histórico gol de Telmo Zarra.

#10 Islandia

Eurocopa Francia 2016

Celebración Islandia y su afición Eurocopa 2016
Islandia y su afición (fuente: marca.com)

Islandia logró clasificarse para la Eurocopa de 2016 tras terminar segunda del Grupo A. Enfrente tuvo países como la República Checa, Turquía o la tercera clasificada del Mundial de Brasil en 2014, Holanda. La clasificación fue de por sí un hecho histórico convirtiendo al “país de hielo” en la selección con el menor número de habitantes en la historia de la competición, apenas 320.000.

Encuadrada en el Grupo F su primer partido fue contra la Portugal de Cristiano Ronaldo, quien a la postre acabaría llevándose el título. No pudieron sin embargo los lusos superar al muro islandés. Empate a uno y primera gran sorpresa.

En la segunda jornada esperaba Hungría. De nuevo empate a uno, resultado que es celebrado por la afición como si de un título se tratara. No sólo lograron clasificarse para el torneo sino que llegan al último partido del grupo con todas las opciones para pasar a las eliminatorias directas.

En esta ocasión el rival era Austria quien también se jugaba el pase a octavos. El gol en el minuto 18 de Böðvarsson fue igualado con el tanto de Schöpf en el 60.

Cuando todo hacía pensar que iríamos a la prórroga, apareció Traustason interior izquierdo del IFK Norrköping, equipo de la primera división de Suecia, para poner el definitivo 2-1 para Islandia en el minuto 94. La narración del comentarista de la televisión islandesa está considerada como una de las más emotivas de la historia.

El mundo entero comenzaba a situar a Islandia en el mapa futbolístico.

Nadie “daba un duro” por los islandeses en su cruce de octavos. Delante, los inventores del fútbol, la Inglaterra de Wayne Rooney. En el país nórdico, como se supo posteriormente, el 99,8% de su población estaba a la hora del choque frente al televisor.

Sería el por aquel entonces delantero del Manchester United el que pusiera, de penalti, el 1-0 en el marcador del Allianz Riviera de Niza. Apenas se llevaban 4 minutos de juego. Era parte del guión esperado, el nivel inglés no era comparable al de Austria o Hungría y la lógica se imponía.

Sin embargo, el fútbol no entiende de lógica y tan sólo dos minutos después R. Sigurðsson igualaba el encuentro ante la atónita mirada de unos fans, véase ingleses o islandeses, que no creían lo que veían. Fruto de estos momentos de zozobra británicos en el minuto 18 Sigþórsson adelantaba a Islandia. Nada cambió de ahí hasta el pitido final.

Islandia se convertía en el paladín del fútbol romántico. Y es que, como dijo el mítico Gary Lineker, Inglaterra acababa de perder frente a un país que tenía más volcanes que profesionales del fútbol.

Sigþórsson gol Islandia Inglaterra octavos Eurocopa 2016
Sigþórsson autor del segundo gol de Islandia (fuente: extramedia1.com)

En cuartos de final se topó con la Francia de Griezmann, Pogba y compañía perdiendo 5-2. Sin embargo, Islandia será siempre recordada porque demostró que con ilusión y disciplina todo es posible.

#9 Hellas Verona

Liga 1984/85

El norte de Italia vio cómo un equipo que ascendió a la primera división en el año 1981 lograba alzarse con el título de Liga en apenas tres años. En el camino, un cuarto y sexto puesto junto con dos finales de Copa mostraban unas leves señales de que algo grande podía suceder con el equipo de Verona.

En estos años, el calcio era sin lugar a dudas el campeonato de referencia a nivel Mundial con una calidad incomparable. Estrellas como Maradona con el Nápoles, Sócrates con la Fiorentina, Karl-Heinz Rummenigge en el Inter de Milan o Michel Platini con la Juventus pisaban cada domingo el césped de los templos italianos.

El Hellas Verona, dirigido por Osvaldo Bagnoli, tenía un cierto estilo ofensivo que contrastaba con lo que ofrecía la mayor parte de los equipos de la Sere A todavía influenciados por el legado del catenaccio. Este hecho junto con la unión en el vestuario entorno a la figura de Bagnoli, que era visto como un padre, fueron clave en el milagro veronés.

Osvaldo Bagnoli llevado por la afición del Hellas Verona tras conseguir la Liga
Osvaldo Bagnoli llevado por la afición del Hellas Verona tras conseguir la Liga (fuente: Colorsport/Rex/Shutterstock)

La hazaña del Hellas Verona convirtió a una ciudad por lo general tranquila en una especie de Río de Janeiro y sobre todo la puso en la historia de este deporte.

#8 Corea del Norte

Mundial Inglaterra 1966

Corea quedó primera en el “pseudo grupo” de clasificación para el Mundial de Inglaterra correspondiente a la zona de Asia y Oceanía por delante de Australia. Digo pseudo porque Sudáfrica se negó a participar al no tener plaza asegurada a lo que Corea del Sur hizo lo propio en solidaridad.

La cuestión es que Corea del Norte se presentó a la cita mundialista con el papel de mera comparsa y con un equipo formado por soldados (no, no estoy utilizando el sentido figurado, pertenecían de verdad al ejército). La realidad demostró que los coreanos no habían ido a pasearse hasta el punto de que estuvieron a punto de saborean la gloria. Quizás ayudara el hecho de que, el por entonces líder supremo del país, Kim II-Sung, les exigiera volver a casa sin haber hecho un papelón.

En aquella ocasión el campeonato del mundo contaba con la participación de 16 equipos. Los coreanos estaban en el mismo grupo que la Unión Soviética, Chile e Italia. El primer encuentro contra la URSS lo perdieron 3-0, un baño de realidad que auguraba una participación efímera. El segundo partido frente a Chile terminó en empate a uno gracias al tanto de Pak Seung-zin en el minuto 88.

Llegamos así al último encuentro de la primera fase. Para que Corea pudiera clasificarse tenía que tumbar a una de las favoritas, la Italia de Sandro Mazzola y Gianni Rivera. Y lo hicieron por 1-0 basándose en una superioridad física que cubría sus limitaciones técnicas. Los italianos, ante el fracaso, difundieron la teoría de que los coreanos habían cambiado a todo su equipo en el descanso del encuentro.

Clasificados, en cuartos de final aguardaba la Portugal de Eusebio, ganador del Balón de Oro en 1965. Primera jugada del encuentro, gol de Corea del Norte a los que seguirían otros dos en los minutos 22 y 25. Nadie daba crédito al huracán coreano sobre el terreno de juego. Hasta que llegó Eusebio al rescate, marcando cuatro goles en el que fue uno de sus mejores encuentros con la elástica del combinado nacional. Finalmente José Augusto de Almeida pondría el definitivo 5-3 en el que sería el punto y final de la aventura coreana.

#7 Camerún

Mundial Italia 1990

Tras no haberse clasificado para México 86, Camerún llegó al Mundial de Italia con los anhelos de su participación, y debut, en España 82. En aquel torneo empató sus tres partidos de grupo contra Polonia, Perú e Italia.

Los leones indomables debutaron en Italia 90 en el partido inaugural frente a Argentina, quien defendía título, en el estadio de San Siro. La albiceleste de Maradona vio cómo los cameruneses se imponían gracias al solitario tanto de cabeza de François Omam Biyik, delantero de la Sampdoria, en el minuto 67. El marcaje férreo de los hombres de Valeri Nepomnyashchi maniató a una impotente Argentina.

El segundo encuentro del grupo fue contra Rumanía. De nuevo victoria (2-1) y el pase asegurado a octavos de final. Doblete de Roger Milla, quien marcó en los minutos 76 y 86, a lo que siguió el gol rumano en el 88 dando lugar a un final de partido de nervios donde cada segundo parecía una hora. Victoria de Camerún. El tercer partido frente a la Unión Soviética fue un mero trámite que terminó con una abultada derrota (4-0).

Roger Milla celebra gol Mundial Italia 1990
Roger Milla (fuente: jotdown.es)

El primer rival en las eliminatorias directas fue Colombia quien ansiaba tener el papel de favorita liderada por el gran Carlos Valderrama y que contaba como lugartenientes con René Higuita o Freddy Rincón. Fue un partido muy cerrado que finalizó en el tiempo reglamentario con empate a cero. Sería en la prórroga cuando, quién sino, Milla marcara dos tantos. Colombia reaccionó con el gol de Redín en el minuto 115 pero apenas quedaba tiempo para más. Camerún se había plantado en los cuartos de final de un Mundial.

Esperaba la Inglaterra de Peter Shilton, Paul Gascoigne y Gary Lineker. Camerún perdonó, algo que no hicieron los ingleses quienes se marcharon al descanso con un uno a cero gracias al gol de David Platt. En la segunda parte los leones indomables lograron darle la vuelta al marcador en tan sólo cuatro minutos (61′ y 65′). Sin embargo, cuando los seguidores ingleses empezaban a hacer de las suyas en el estadio de San Siro, Lineker pondría la igualdad en el 83 tras convertir un penalti.

Durante la prórroga, Camerún, con la ingenuidad del novato, se obcecó atacando la portería de Shilton dejando desguarnecida su defensa. Lineker, como el tiburón que huele la sangre, aprovechó los espacios para lanzar una contra que acabaría de nuevo con el balón sobre los once metros. Fue la sentencia inglesa y el fin del viaje para una Camerún que aún hoy día es recordada.

#6 Costa Rica

Mundial Brasil 2014

Costa Rica se presentó en el Mundial después de haber disputado seis encuentros amistosos de preparación donde perdió cuatro y empató uno pudiendo sólo ganar a Paraguay. Fue encuadrada en el Grupo D junto con tres ex-campeonas del mundo como Uruguay, Italia e Inglaterra. Casi nada.

El primer partido contra Uruguay fue histórico, victoria por 1-3. Pese a que Cavani adelantó de penalti a su selección en el minuto 24, los ticos reaccionaron con un gran fútbol en la segunda mitad. Una semana después, se enfrentaron a una Italia que venía de haber ganado a Inglaterra. En el minuto 44 Bryan Ruiz puso el 0-1 que se mantendría hasta el final. Los costarricenses jugaron de tú a tú siendo mejores que los italianos y sobre todo muy superiores físicamente.

Este resultado supuso la clasificación para octavos de Costa Rica a falta de un partido y la eliminación automática de Inglaterra. Por tanto, el último partido de grupo entre los dos supuso un trámite para ambos equipos lo que terminó en empato a cero.

Costa Rica celebra penaltis contra Grecia Mundial Brasil 2014
(fuente: youtube)

En octavos esperaba Grecia, un equipo que buscaba rememorar viejos laureles. De nuevo Bryan Ruiz adelantaba a Costa Rica. Sin embargo, en el minuto 91 Papastathopoulos ponía la igualdad. La gloria había que ganársela. Y así, tras una prórroga donde Keylor Navas evitó el triunfo heleno con dos espectaculares paradas a Salpingidis y Mitroglou, se llegó a la tanda de penaltis. Nadie parecía fallar hasta que Gekas vio cómo su compañero de equipo en el Levante Keylor le paraba su lanzamiento. Costa Rica estaba en cuartos.

Sin nada que perder los ticos se enfrentaron a la Holanda de Van Persie, Robben o Sneijder. Costa Rica demostró que tenía la táctica muy trabajada llegando a tirar con éxito la línea del fuera de juego en hasta 13 ocasiones ante la desesperación holandesa. Holanda tuvo sus ocasiones pero se topó con Navas y con el poste. Así, tras la prórroga se llegó de nuevo a los penaltis. Louis Van Gaal tiró de ingenio aguantando hasta el minuto 121 para hacer su último cambio metiendo a un especialista parapenaltis como era Tim Krul quien terminó siendo decisivo adivinando los lanzamientos de Bryan Ruiz y Umaña.

Terminaba la aventura de Costa Rica que se iba de un Mundial sin haber perdido ningún encuentro en el tiempo reglamentario.

#5 CD Once Caldas

Copa Libertadores 2004

14 partidos en cuatro meses y medio para hacer historia. Ese es el tiempo que duró aquella Copa Libertadores donde el equipo colombiano, equipo a la sombra de otros grandes del país como Millonarios o Atlético Nacional, acabaría proclamándose campeón.

El conjunto de Manizales dirigido por Luis Fernando Montoya desplegaba un juego que se da mucho en los equipos que terminan dando la sorpresa, una gran defensa aprovechando las escasas ocasiones de gol. Once Caldas terminó holgadamente como primero en el Grupo 2 por delante de Club Unión Atlético Maracaibo de Venezuela, Vélez Sársfield argentino y Centro Atlético Fénix de Uruguay.

En octavos de final venció a Barcelona de Guayaquil en los penaltis tras haber empatado tanto el partido de ida como el de vuelta. En cuartos esperaba un histórico de Brasil y del fútbol sudamericano, el Santos de Diego Ribas, Renato y un joven Robinho. Empate a uno en la ida disputada en el Estadio Urbano Caldeira gracias al gol Armulfo Valentierra en el minuto 88. En la vuelta sería de nuevo el volante colombiano quien marcara el único gol del encuentro que daba el pase a semifinales.

Mientras en la otra semifinal River y Boca se veían las caras, Once Caldas de nuevo se enfrentaba a un equipo brasileño. En esta ocasión a uno de los grandes favoritos, el São Paulo de Rogério Ceni y Luis Fabiano.

La idea era aguantar los 20 primeros minutos y el resto pasarlos tirando pelotazos y desesperándoles. Ahora tenemos que aprovechar lo nuestro que es la altura de Manizales.”

Luis Fernando Montoya, entrenador de Once Caldas al terminar el partido de ida contra São Paulo

El partido de ida terminó en empate a cero con una excelente actuación de Henao, el portero del Once Caldas. En la vuelta en Palogrande, Henry Alcázar en el minuto 27 y Jorge Agudelo en el 90 lograron los goles de la victoria 2-1.

La final fue ante Boca Juniors de Carlos Tévez. En la Bombonera no cabía un alma más y es que nadie quería perder la oportunidad de espolear al equipo de Bianchi en la consecución del cetro americano. Nada amedrentó a los colombianos que sacaron de nuevo un empate a cero. Todo se decidiría en casa.

Jugadores de Once Caldas celebran título Copa Libertadores 2004
(fuente: as.com)

El 1 de julio de 2004 Once Caldas se adelantó en el minuto siete tras un golazo de Jhon Viáfara. Sin embargo, en el 52 Burdisso de cabeza hacía el empate para los argentinos. Así se llegó a la prórroga y de ahí a los penaltis. Los jugadores de Boca no tuvieron su noche y sí lo hizo de nuevo Henao, en total cuatro lanzamientos errados. Once Caldas se llevaba a sus vitrinas la primera Copa Libertadores de su historia.

#4 Steaua de Bucarest

Copa de Europa 1985/86

En un torneo con 31 participantes, eliminatorias directas y sin la participación de ingleses debido a la sanción recibida por la tragedia de Heysel, el Steaua de Bucarest dirigido por Emeric Jenei logró dar la sorpresa levantando la tan ansiada Copa de Europa. Fue el primer equipo del bloque comunista en alzarse con la mayor competición de clubes europeos.

Tras eliminar al conjunto danés del Vejle y al Honvéd húngaro en dieciseisavos y octavos de final respectivamente llegaría el Kuusysi Lahti finlandés en cuartos. Empate a cero en la ida en Rumanía y victoria por la mínima en la vuelta merced a un gol de Victor Piturca cuando la prórroga se daba por segura.

Llegaron las semifinales con la primera verdadera piedra de toque. El Anderlecht de mediados de los años 80, un equipo liderado por el gran Scifo. Del encuentro de ida vinieron los rumanos con un mal resultado 1-0. Sin embargo, en el de vuelta con un Stadionul Steaua con 30.000 gargantas gritando cada acción del Steaua fue un infierno insoportable para el equipo belga. Un aplastante 3-0 dejaba la final servida.

Estadio Sánchez Pizjuán de Sevilla, FC Barcelona – Steaua de Bucarest. 60.000 espectadores, en su gran mayoría seguidores del conjunto culé pueblan las gradas del templo sevillista. El optimismo de los aficionados del equipo blaugrana es difícilmente contenible. Son favoritos, muy favoritos.

El partido resultó ser bastante flojo en cuanto a juego, algo que naturalmente benefició al Steaua. Descanso 0-0. Minuto 70, 80…sigue la igualdad en el marcador y aumenta el murmullo en la grada. El FC Barcelona no puede. Se llega a la prórroga y con ella a los penaltis. Finalmente, gracias a la histórica actuación del guardameta rumano Helmuth Duckadam, quien paró todos los lanzamientos del equipo de Terry Venables, se consumaría la hazaña. El Steaua de Bucarest campeón de la Copa de Europa.

Helmuth Duckadam portero Steaua Bucarest
Helmuth Duckadam portero del Steaua de Bucarest, protagonista de una de las mayores sorpresas de la historia del fútbol (Foto: Bob Thomas/Getty Images)

#3 Grecia

Eurocopa Portugal 2004

Comenzamos el top tres de las mayores sorpresas de la historia del fútbol. Ni una estrella destacable, ni una individualidad. Grecia logró llevarse el título de campeón de Europa siendo un colectivo y aprovechando las mínimas oportunidades que tenía en cada encuentro. Su juego siguió al pie de la letra una receta poco atractiva para el espectador pero muy rentable si se realiza a la perfección. Defender por detrás del balón, hasta la línea de tu portería si fuera necesario, y lanzar contadas y letales contras.

La eliminación de España, Italia y Alemania en la primera fase ya daba una idea de que aquel campeonato iba a ser atípico. Los griegos, encuadrados en el Grupo A precisamente junto con España (1-1), la anfitriona Portugal (1-2) y Rusia (2-1), lograron pasar a cuartos como segunda de grupo. Allí esperaba Francia.

Empate a cero hasta que en el minuto 65, Charisteas adelantaba a los helenos. Así hasta el final del encuentro. Grecia hacía historia. Para valorar la magnitud de la hazaña simplemente hay que recordar algunos de los nombres que estaban en el once francés aquella noche del 25 de junio de 2004 sobre el césped del José Alvalade de Lisboa: Zinedine Zidane, Thierry Henry, Claude Makelele o David Trezeguet.

Semifinales ante la República Checa mientras en la otra parte del cuadro Portugal y Holanda se veían las caras. De nuevo empate a cero hasta llegar a la prórroga. Minuto 105, Dellas marca el gol de la victoria gracias a que en aquella edición se aplicaba la regla del gol de oro (gol marcado durante la prórroga automáticamente clasificaba a ese equipo sin que se disputaran los minutos restantes). Grecia se plantaba en una final nada más y nada menos que ante la Portugal de un joven Cristiano Ronaldo.

Más de 62.000 aficionados en las gradas, los aficionados lusos por un lado con la ilusión de ver a su equipo levantar en casa el trofeo de campeón de Europa pero por otro con el miedo de que con todo a favor la noche se volviera en un fracaso. Finalmente, lo segundo sucedió y lo hizo de la misma manera en la que Grecia fue pasando rondas.

Partido trabado e igualado con empate a cero hasta que en el minuto 57, quién sino, el ya mítico delantero Angelos Charisteas, marcaba ante el asombro de los portugueses el gol que a lo postre supuso el título para los griegos.

Grecia celebra título Eurocopa 2004
(fuente: rtve.es)

#2 Dinamarca

Eurocopa Suecia 1992

El caso danés es digno de estudio. Lograron ganar un torneo para el que ni siquiera se habían clasificado. El torneo contaba con 18 participantes. Debido a la guerra de los Balcanes, se expulsó a Yugoslavia a tan sólo 11 días antes de empezar el torneo por lo que para sustituirla se llamó a Dinamarca.

Muchos de los jugadores daneses como el portero Peter Schmeichel o Brian Laudrup estaban de vacaciones. Fue una llamada de urgencia del entrenador Richard Moller-Nielsen quien les convenció de ir al torneo. No sucedió lo mismo con una de sus estrellas, Michael Laudrup renunció a ir ya que se negaba a interrumpir su merecido descanso, sobre todo porque era consciente de que apenas iban a jugar los partidos de la fase de grupos. Cuán equivocado estaba.

Encuadrada en el Grupo A Dinamarca empató su primer partido frente a Inglaterra, perdió 1-0 frente a la anfitriona Suecia y justo cuando parecía que iba a hacer las maletas dio la campanada ganando a la Francia de Jean Pierre Papin.

En semifinales, una Holanda que era clara favorita con un auténtico equipazo y que venía de haber ganado la edición de 1988. Entre sus nombres estaban Ronald Koeman, Marco Van Basten, Ruud Gullit o Dennis Bergkamp, sin duda un equipo temible. Sin embargo tras los 90 minutos el marcador reflejaba un empate a dos y gracias al gol de Frank Rijkaard en el minuto 86. Tras la prórroga, una ajustadísima tanda de penaltis daría a los daneses el pase a la final donde esperaba Alemania.

Lo cierto es que la semifinal frente a Holanda fue más dura que la propia final donde la campeona del Mundo Alemania apenas tuvo oportunidad de meterse en el encuentro. Jensen en el minuto 18 y Kim Vilfort en el 78 dieron un 2-0 y la primera Eurocopa de la historia a Dinamarca, un equipo con el que ni ellos mismos contaban.

Dinamarca levanta trofeo Eurocopa Suecia 1992
Dinamarca campeona de la Eurocopa (fuente: deportes.info)

#1 Leicester

Premier League 2015/16

El Leicester es, sin ningún género de dudas, el protagonista número uno de las mayores sorpresas de las historia del fútbol.

Marzo de 2015, el Leicester pierde ante el Tottenham. Se trata de la séptima derrota de los últimos nueve encuentros. El equipo lleva ocupando el último puesto de la clasificación desde hace cuatro meses. Quedan ocho jornadas y la salvación está a siete puntos. Sin embargo, sorprendiendo a propios y extraños, encadenan siete victorias seguidas consiguiendo mantenerse en la Premier.

En la temporada 2015/16 llega al banquillo Claudio Ranieri con un sólo objetivo: mantener la categoría. Es impensable que puedan conquistar el título, de hecho en las casas de apuestas esta posibilidad se paga 5000/1.

Comienza la temporada y lo hace con buenos resultados, dos victorias y un empate ante el Tottenham. Sin embargo, en la jornada siete se da un baño de realidad perdiendo 2-5 contra el Arsenal en casa. El Leicester ocupa la octava posición a cuatro puntos del líder, el Manchester United. No obstante, se recuperaron y en la jornada 13 tras ganar 0-3 al Newcastle encabezan la tabla.

En el siguiente partido empatan contra el United con gol de Jamie Vardy quien establece un nuevo récord en la Premier marcando en 11 jornadas consecutivas. Posteriormente ganaron al Chelsea y sufrieron la segunda derrota de la temporada contra el Liverpool en la jornada 18. Continúan sin embargo como primeros con dos puntos de ventaja frente al Arsenal. Dos empates y una victoria frente al Tottenham a domicilio hacen a muchos replantearse si la posibilidad de que el Leicester pelee la Liga es una realidad.

Llegan tres partidos clave. Jornada 24 ganan al Liverpool en casa 2-0 con de nuevo un sensacional Vardy. Jornada 25, ganan 1-3 al Manchester City con un gran partido de Mahrez y Kanté. Jornada 26 pierden contra el Arsenal 2-1 en el minuto 94 y tras jugar media hora con un jugador menos. Se mantienen como primeros sacándole dos puntos al Tottenham que es segundo.

De la jornada 29 a la 32 encadenan cuatro triunfos por 1-0. En la 33 vencen 2-0 siendo líderes con siete puntos de ventaja respecto al segundo clasificado. Quedan sólo cinco jornadas. Empate en el último minuto de penalti frente al West Ham y victoria 4-0 ante el Swansea.

En la antepenúltima jornada el Leicester visita Old Trafford a una victoria de ser campeón. El encuentro termina con empate a uno. Sin embargo, queda el partido del Tottenham, que tenía que ganar en su visita al Chelsea. Empate a cero hasta que, a falta de siete minutos para el final, Hazard da la victoria a los blues.

El Leicester se proclamaba campeón de la Premier League sobrándole dos jornadas. El cuento de hadas se hacía realidad, un equipo que siete años atrás estaba en tercera división era el rey de Inglaterra.

Y hasta aquí nuestro recuerdo a las mayores sorpresas de la historia del fútbol. Lo importante no es ser favorito, lo importante es demostrarlo.