Al son de Kroos y Vinicius

Vinicius celebra gol Liverpool

El Madrid jugó anoche un fútbol magnífico maniatando al campeón de Europa de hace dos temporadas. Pronto se dio cuenta Klopp de su error al formar con Keita, Wijnaldum y Fabinho. Este hecho, junto con una calamitosa defensa, cometiendo errores impropios de profesionales, hicieron el resto.

Zidane trabajó el partido a conciencia, así lo demuestra el hecho de meter a Vinicius buscando velocidad a la espalda de la defensa red. El plan funcionó a la perfección. Una tras otra se sucedieron las ocasiones siguiendo el mismo patrón. Toni Kroos imperial en el mediocampo surtía de balones a un Vinicius que esta vez no falló. Hasta tal punto era la sangría que Klopp no tuvo más remedio que meter a Thiago en el minuto 40 de la primera parte intentado controlar el balón.

En el inicio de la segunda mitad tuvo el Liverpool una recompensa en forma de gol de Salah. Siete minutos de presión provocaron que el conjunto de Anfield se metiera no solo en el partido sino en la eliminatoria. Sin embargo, se trataba de un espejismo. A partir de ese momento, el Madrid volvió a ejecutar el plan inicial haciendo doblete el brasileño. Sólo en los minutos finales, con los dos equipos extenuados, el peligro del Liverpool volvió a tener cierta consistencia.

Jugadores del Liverpool abatidos
El Liverpool tuvo anoche una noche aciaga (fuente: theanfieldwrap.com)

El conjunto inglés mostró anoche la necesidad de una reestructuración de la plantilla. Cierto es que la baja de sus centrales titulares es significativa, pero también lo es la sensación de que hay jugadores en el equipo que parece rindieron en el pasado por encima de sus posibilidades reales. Tal es el caso por ejemplo de Arnold.

En cuanto al Madrid, cuando su centro del campo con Kroos, Casemiro y Modric está a su máximo nivel poco puede hacer el rival. Todo son buenas noticias. Jugadores como Nacho y Lucas Vázquez sumando, Asensio en racha goleadora, Benzema pletórico y un Vinicius que comienza a dejar atrás los fantasmas de la inoperancia goleadora.

Queda Anfield, aunque el hecho de jugar sin público se antoja determinante. En ese partido espero un Liverpool con cuatro en el medio asumiendo riesgos y un Madrid que debería imitar el plan de anoche. Un plan que, de contar con el nivel mostrado anoche, se antoja infalible.