¿Cómo recurrir una sanción deportiva?

Con motivo de una consulta que me han realizado con respecto a la imposición de una sanción a un equipo de fútbol de categoría juvenil, tuve la oportunidad de comprobar que en el mundo de internet no existe mucha información sobre cómo realizar un recurso o alegaciones ante el órgano correspondiente cuando concurre esta situación.

En esta entrada vamos a facilitar un modelo de alegaciones que incluye algunos fundamentos jurídicos que pudieran ser de aplicación al supuesto concreto del que se trate (dependiendo de la Federación y del nivel del proceso en el que nos encontremos, puede variar el órgano al que se dirija el escrito –Juez Único de Competición, Comité de Apelación;  aquí el escrito irá dirigido al Comité de Apelación).

Modelo para recurrir sanción deportiva

AL COMITÉ DE APELACIÓN DE LA FEDERACIÓN […] DE FÚTBOL

DON […], con DNI Nº […], en nombre y representación del club […], con CIF Nº […] y domicilio sito en […], actuando en mi condición de Presidente del referido club, ante el COMITÉ DE APELACIÓN DE LA FEDERACIÓN […] DE FÚTBOL, comparece y como mejor proceda en Derecho, DICE:

Que, en tiempo y forma, mediante el presente escrito interpongo, RECURSO contra el Acuerdo del Comité de Competición de la referida Federación de fecha […], referente al partido que enfrentó a los clubs […] y […], de fecha […], categoría […], grupo […], por el que se sancionó a Don […], con la sanción consistente en […], con base en los siguientes

ANTECEDENTES DE HECHO

Aquí debe realizarse en diferentes apartados (1, 2, 3…) una breve descripción de los hechos que dieron lugar a la sanción impuesta.

A los anteriores Antecedentes de Hecho son aplicables los siguientes

FUNDAMENTOS DE DERECHO

En este apartado deben exponerse los motivos por los que la sanción no debe imponerse. Debe discutirse la aplicación del artículo correspondiente en el que se apoye la sanción impugnada, pudiendo acompañarse (en su caso) las pruebas que se consideren necesarias para demostrarse los hechos en los que nos apoyamos. A continuación, se exponen determinados fundamentos jurídicos que pueden servir de apoyo a nuestro escrito:

Juez de línea fútbol

La sanción impuesta no se encuentra motivada; la motivación es un requisito esencial para la validez de cualquier sanción, dado que así se explicitan los argumentos en que se apoya tal medida, lo que constituye una garantía básica para el afectado; en este sentido, la sanción que se ha impuesto no viene precedida de argumentación o fundamento alguno, careciendo, por tanto, de motivación, hecho que ha de dar lugar a la nulidad de la misma (por todas, la Resolución 80/2001 del Cómite Español de Disciplina Deportiva, Aranzadi RJD nº 5 RC 68).

Asimismo, se vulnera el principio de tipicidad dado que los hechos realizados por el sujeto sancionado no se recogen expresamente por la norma como constitutivos de infracción alguna a la que aplicar la sanción impuesta. En este sentido, nadie puede ser sancionado por acciones u omisiones que en el momento de producirse no constituyan una infracción según la normativa vigente, infracción a la que aplicar una sanción expresamente prevista en la misma norma (Resolución de 24/09/2014 del Tribunal Administrativo del Deporte, Expediente núm. 72/2014). En este caso, debe procederse a anular la sanción impuesta dado que la conducta que se pretende sancionar no se encuadra en infracción alguna recogida en la norma aplicable y/o se pretende aplicar una sanción no prevista en tal normativa.

En virtud de todo cuanto queda expuesto,

SOLICITA, Que, teniendo por interpuesto el presente Recurso, lo admita, y en su día, dicte Resolución por la que, estimándose el presente recurso se anule la sanción impuesta revocando el acuerdo recurrido.

En […] a […] de […] de 2018.

¿Quién puede recurrir una sanción deportiva?

Hace no mucho se me planteó una nueva consulta: “Buenas noches, en caso de que el juez solo hubiese tomado las decisiones sobre el acta del árbitro del partido, ¿cabe alguna posibilidad de hacer un recurso a la Federación en esos 10 días? Y en el caso de que se tuvieran las imágenes del partido como prueba el propio jugador o familia, ¿podrían interponer el recurso en la Federación?”.

En cuanto a la primera pregunta sobre el contenido del acta del árbitro, basta con reiterar lo que ya advertido en nuestro anterior comentario Sanción Deportiva: El arbitro (casi) siempre lleva la razón”: “los hechos que recoja un árbitro en un acta se presumirán ciertos en lo referente a la disciplina deportiva…sin perjuicio de ofrecerle al afectado la posibilidad de probar que la versión recogida en el acta arbitral no es cierta si bien se tendrá que demostrar de manera concluyente el manifiesto error arbitral”.

En cuanto a la segunda cuestión sobre el uso de imágenes en un posible recurso interpuesto por el propio jugador o su familia, debe partirse de que, en principio, cualquier medio de prueba legítimamente obtenido sirve para demostrar la veracidad de unos hechos objetos de un procedimiento (videos, declaraciones testificales, documentos, etc). Sin embargo, el asunto que más interés presenta y es mayor objeto de análisis en este comentario es la posibilidad que se plantea de que el propio jugador o su familia (y no el club al que pertenece el jugador) recurra o realice alegaciones en el procedimiento disciplinario o sancionador.

Debemos atender en primer lugar al reglamento que rija la competencia en cuestión; así, por ejemplo, el artículo 24 del Código Disciplinario de la Real Federación Española de Fútbol considera interesado en el procedimiento a “quienes promuevan o se vean afectados de forma directa al formar parte de un expediente disciplinario, así como todos aquellos que puedan resultar afectados por el expediente siempre y cuando se hayan personado y no haya recaído resolución”.

En cualquier caso, para quien suscribe, el jugador que esté siendo objeto de un procedimiento disciplinario o sancionador si se encuentra en cualquier caso legitimado para tomar parte en el mismo y adoptar las actuaciones que entienda necesarias en su defensa.

Sirva como referencia el caso resuelto por la Sentencia de 21 de mayo de 1999 del Tribunal Superior de Justicia de Navarra (la cual puede consultarse en la siguiente web) en que se fija claramente la posibilidad de que tanto el jugador a sancionar como el equipo al que pertenece el mismo tomen parte en el procedimiento sancionador al tener ambos intereses comunes pero diferenciados:

Es cierto que, tanto en la vía federativa como en esta jurisdiccional, el Club de Fútbol XXXXXXX ha venido haciendo extensiva la impugnación del Acuerdo sancionador a la suspensión por dos años impuesta al Sr. Aurelio ; pero también lo es a) que el citado Club no consta tenga conferida la representación de su jugador; b) que por el legítimo interés en mantenerlo disponible en la plantilla de su equipo tiene el Club una legitimación propia para impugnar su suspensión, que no excluye la del propio jugador para defenderse de las imputaciones que se le formulan e impugnar la sanción que personalmente ha de soportar con su apartamiento del juego de competición“.

Para concluir solo queda por contestar una última pregunta: la persona que podrá recurrir una sanción deportiva será el jugador afectado, pero no algún miembro de su familia, sin perjuicio de que, si el jugador es menor de edad, sean sus padres los encargados de realizar cualquier actuación como representantes del mismo.