No te pierdas nuestro podcast "Desde la medular"

Mucho esfuerzo e insuficiente fútbol

benzema celebra gol barcelona

Comenzó el partido bastante igualado hasta que Alba pecó de valiente y el Madrid lo aprovechó con un soberbio gol de tacón de Benzema. A partir de ahí llegaron las dudas en el conjunto de Koeman ante un Madrid muy cómodo.

El Barsa salió con el ya conocido plan de tres centrales, un esquema arriesgado donde la clave es tu efectividad en las contadas ocasiones que tengas. Y anoche los blaugrana lo que se dice eficaces no fueron.

Los primeros 45 minutos fueron parecidos a los que tuvo el Madrid contra el Liverpool solo que con un dominio estéril del Barcelona. Los de Zidane estaban plácidamente replegados atrás ante las largas posesiones blaugranas dedicándose simplemente a dar zarpados a la contra. Fueron dos pero podían haber caído unos cuantos más.

Koeman, al igual que tuvo que hacer Klopp, cambió el esquema volviendo a la defensa de cuatro. La segunda parte fue una locura con imprecisiones por ambos lados. A lo que se sumó un tremendo temporal de lluvia y viento espoleado por un estadio que carece de gradas (algo que la Liga debería tener en cuenta).

Casemiro y Dembelé luchan por el balón
Por momentos, debido a la lluvia y al viento, la práctica del fútbol fue complicada (autor Javier Soriano, Fuente: AFP)

Mientras el Madrid fallaba lo inexplicable con un Kroos dando pases de cabeza en lugar de rematar, el Barcelona se encontraba con un gol de Mingueza que devolvía la esperanza al equipo de Koeman. Los últimos minutos los blaugrana tocaron arrebato especialmente tras la justa expulsión de Casemiro, sin embargo no fue suficiente.

Quizás el empate fuera el resultado más justo pero lo cierto es que el Barcelona no está a día de hoy para hacer frente a los primeros espada europeos. Tiene mimbres sobre los que construir un equipo importante pero le falta lo más importante a la vez que más deseado en el fútbol: el gol.

En cuanto al Madrid, pasa a ser favorito para llevarse la Liga con un calendario a priori benévolo. Sólo el cansancio y la distracción europea aparecen como sombras ante un posible título.