Lazio, con orden y sin complejos

Después de muchas temporadas cerrando el curso por detrás de la Roma, su rival capitalino, de resultados insustanciales y de haber perdido peso en el fútbol italiano, la Lazio consiguió alzarse con la Coppa Italia la pasada campaña. Venció en la final al Atalanta por 3-0 y permitió a los de Simone Inzaghi terminar la campaña con la cabeza bien alta.

En la temporada actual, cuarta del técnico de Piacenza al frente de los blanquicelestes, la escuadra mantiene un bloque muy similar a la anterior. Eso se nota en el orden con el que juegan, en la estabilidad a la hora de desarrollar su modelo de juego. Han creado un equipo con mayúsculas, donde todos saben lo que deben hacer.

Además, el título de Coppa les ha quitado cualquier complejo. Si esto fuera poco, el tercer puesto que lucen en Serie A, y la reciente victoria en la Supercoppa ante la todopoderosa Juventus, les convierte en el equipo de moda de Roma, en uno de los punteros del fútbol italiano y en uno de los clubes que mejor acabaron el año 2019 en Europa.

Inzaghi juega con un 3-5-2 muy claro. En otros equipos, hemos visto sistemas similares que fácilmente se convertían en 5-3-2 al defender. En este caso, el dibujo con cinco centrocampistas se mantiene más que lo habitual. Es un equipo muy ordenado, con las posiciones y coberturas muy claras, de los que da gusto verlos moverse en el campo. Claramente trabajado y trabajador, solidario y sin ninguna estrella que quiera sobresalir del concepto de bloque.

Si bien el lateral derecho Lazzari, llegado esta temporada de la SPAL, se incrusta a menudo como cuarto defensa, por la izquierda el capitán Lulic suele mantener una posición más adelantada.

Senad Lulic Lazio
El bosnio Senad Lulic (fuente: Livefutbol.com)

Le gusta jugar con espacios, ya que el eje del centro del campo se dedica más a la llegada y al pase vertical que a la elaboración pausada. No obstante, es un equipo que gusta de combinar, pero sin renunciar a dar un balón largo en cuanto lo entienden oportuno.

En los últimos metros, gustan de buscar desmarques y de crear peligro con llegadas en segunda línea. Trabajan muy bien con frecuencia el balón parado.

Simone Inzaghi tiene muy claro el equipo titular, incluso suele repetir también las sustituciones habituales. En portería, el titular indiscutible es el joven albanés Strakosha, de quien ya hablamos la pasada campaña en TresCuatroTres. Este portero alto y ágil, de buenos reflejos, fue ascendiendo desde juveniles de la mano de Inzaghi.

La línea de tres centrales mezcla veteranía y juventud. Suele formar con el rumano Radu en la izquierda, que a veces se abre al lateral, e incluso, sube la banda como tal. El centro suele ser para el veterano Acerbi, al igual que Radu, muy fuerte por arriba. En la derecha suele formar el joven brasileño Luiz Felipe, más rápido y capaz al corte.

Los carriles son para Lazzari, como ya dijimos, en la derecha, y para el bosnio Lulic en la izquierda. Éste último es el capitán del equipo y pieza fundamental, una auténtica locomotora, todo pulmón. Suele dar mucha amplitud por banda en ataque, y que presiona a todas las alturas a la hora de defender.

Simone Inzaghi Lazio
El entrenador Simone Inzaghi (fuente: Notas de fútbol)

El eje del centro del campo, en funciones de stopper, es para otro veterano. El brasileño Lucas Leiva está viviendo una segunda juventud a sus 32 años. En el equipo romano, se dedica a guardar la posición y marcar donde debe situarse la segunda línea defensiva. Es hábil para recuperar y no se complica en la entrega.

Para complicarse, ya tiene a su izquierda al auténtico motor de este equipo. En un equipo sin grandes estrellas, el que tendría un perfil más parecido a ese concepto es el español Luis Alberto. Este gaditano pasó por las canteras de Sevilla FC, Barça y Liverpool, para luego no terminar de mostrar lo que apuntaba en el Málaga y el Deportivo de la Coruña. Llegó hace ya tres años a la Lazio, donde ha alcanzado la madurez y donde le llegó incluso el debut en la selección. Cataliza el juego de ataque vertical de los de Inzaghi. Le da alas al águila del escudo, buscando a los delanteros y siendo fundamental en las jugadas a balón parado.

El otro interior es también español de nacimiento, aunque serbio de nacionalidad. Sergej Milinkovic – Savic despuntó hace un par de temporadas, cuando sonó para casi todos los grandes de Europa. Aunque su progresión parecía haberse frenado, con 24 años esta temporada está haciendo una gran campaña de nuevo. Su potentísimo físico, que sobrepasa los 190 centímetros de altura, no les exhime de ser hábil con los pies y muy inteligente en el área. Además de un peligro en las jugadas de estrategia.

Como segunda punta, hábil para el desborde, con caída a banda, buen regate y fácil definición, forma el argentino Joaquín Correa. A pesar de ser una de las piezas más mejorables del equipo, el exjugador del Sevilla hace buena compañía al auténtico goleador. Ciro Immobile, que también pisó las orillas de Nervión, ha encontrado en Roma su hábitat ideal. Este napolitano ha vestido las camisetas de diez clubes distintos a sus 29 años, desde su debut en la Juventus. Tocó fondo al salir de Italia, sus experiencias en Dortmund y Sevilla fueron para olvidar, pero en las cuatro campañas que lleva en la Lazio ha alcanzado ya los 107 goles anotados en 156 partidos. De hecho, fue capocannoniere en la temporada 17-18, y va camino de repetir en la actual, donde suma 19 goles por los doce de su lejano perseguidor, Lukaku.

Los centrocampistas Parolo y Cataldi, el delantero ecuatoriano Caicedo, bien conocido en nuestra Liga, y el español Jony para ocupar los carriles, son las sustituciones más habituales de la escuadra blanquiceleste.

Luis Alberto Lazio
Luis Alberto (fuente: Columna Cero)

En ataque, se mueven al ritmo de Luis Alberto. Como decíamos, es el centrocampista español quien suele distribuir y buscar el diseño de la jugada. Suelen ser jugadas verticales, sacando el balón desde atrás combinando con velocidad.

En los últimos metros, Immobile es un especialista en buscar desmarques partiendo desde el centro y cayendo a posiciones entre el central y el lateral, haciéndose difícil de detectar. También pueden abrir el juego, sobre todo a banda izquierda, para tratar de terminar las jugadas con pases atrás buscando la llegada. Ahí, Milinkovic – Savic, Correa, o el propio Luis Alberto, son muy peligrosos.

Como decíamos antes, las jugadas a balón parado, son muy variadas y utilizadas con eficacia por el equipo de Inzaghi. Tienen buenos rematadores y un gran sacador en Luis Alberto. Incluso Cataldi, aunque suplente, ha demostrado ser un muy buen sacador, como demostró con un golazo de falta directa en la final de la Supercoppa.

Ante defensas cerradas pueden tener más problemas, por ese gusto por la verticalidad y el desmarque. También la cierta irregularidad de Luis Alberto, que suele desaparecer en ciertos tramos de los partidos, pone en entredicho las opciones ofensivas del equipo.

A la hora de defender, encuentra en sus delanteros una predisposición muy buena para la presión. También los interiores y, sobre todo, el carrilero izquierdo Lulic, esperan en la línea divisoria para apretar al rival. Todos ellos pueden hacerlo por la tranquilidad que les da tener a Lucas Leiva cubriéndoles la espalda.

Francesco Acerbi Lazio
El defensa Francesco Acerbi (fuente: Lazialita)

No obstante, en ocasiones, la veteranía del propio Leiva y de gran parte de la línea defensiva, les hace acularse demasiado. Esto puede ser un problema, obviamente, aunque esta Lazio es uno de esos equipos tan ordenados, que no parecen especialmente incómodos aunque estén encerrados en su área.

En una temporada en la que el Napoli ha perdido el tren de los puestos de arriba, y en la que parece harto improbable que lo vuelva a coger, la Lazio parece llamada a luchar por la tercera plaza con sus paisanos de la Roma y con el sorprendente Atalanta. A pesar de haber derrotado dos veces en un mes a la Juventus (en Serie A y en la Supercoppa), no debería llegarle el nivel para hacer sombra a los turineses y al Inter en su lucha por el Scudetto.

Por otro lado, su mal arranque en Europa League, que propició su caída en la fase de grupos, les deja con la clasificación para Champions como máxima ilusión.

Su juego ordenado y seguro del plan a ejecutar, debe imponerse a la mayor parte de sus rivales en una competición de regularidad como es una liga. Veremos si es un paso más hacia la vuelta a un Lazio histórico, ahora que quedan tres días para que esta institución cumpla 120 años.

Si acaso debemos ponerle una nota negativa a su gran campeonato, está en sus aficionados. Este fin de semana hemos visto como se paraba unos minutos su partido en Brescia por los insultos racistas que profirieron contra Balotelli. No es la primera vez que la afición blanquiceleste se ve envuelta en altercados similares, y es algo que no tiene cabida en el fútbol.