Las transiciones…Un nuevo fútbol

El fútbol actual ha experimentado algunos cambios en diferentes ámbitos. Esto ha provocado que a nivel táctico también aparezcan nuevos conceptos y visiones del juego que hace 20 años no se analizaban o no se entrenaban tanto.

Uno de los aspectos tácticos que en los últimos años ha provocado un gran interés son las conocidas transiciones, donde incluso hay equipos que su idea de juego se orienta hacia este momento del juego. Podemos decir que han pasado a ser una arma táctica fundamental para algunos equipos.

Podemos definir, de una manera sencilla, este concepto como «el corto espacio de tiempo en el que un equipo pasa, dentro de la continuación del juego, de un momento ofensivo al defensivo o viceversa y que forma parte de la comprensión global del juego”.

José Mourinho celebra clasificación Barcelona Inter de Milán
José Mourinho uno de los maestros en transiciones (fuente: marca.com)

Son muchos los entrenadores que hoy en día le dan mucha importancia a las transiciones. Pero tres de los entrenadores pioneros en trabajar y explotar estas situaciones fueron: Mourinho (Inter de Milán y Real Madrid), Rafa Benítez (Liverpool) y Pep Guardiola (Bayern de Munich).

Para llevar a cabo estas situaciones de una manera eficiente son muy importantes aspectos básicos en el juego como el carácter mental, psicológico, el «cambio de chip», la velocidad en la toma de decisiones y, también, una buena preparación física trabajándolas de forma específica.

Existen principalmente dos tipos de transiciones en el fútbol (ataque – defensa tras una acción ofensiva y defensa – ataque tras una acción defensiva). Pero también tras un balón parado como un saque de esquina o una falta tanto ofensiva como defensiva.

Los dos momentos más importantes del juego son el momento en que se pierde el balón y el momento en que se gana ya que se producen alteraciones en los jugadores.»

José Mourinho

Los principales factores a tener en cuenta para las transiciones son: el momento del partido, el posicionamiento de los jugadores de ambos equipos, el modelo de juego del equipo rival y la zona donde se produce la pérdida o recuperación.

En el fútbol moderno, estas situaciones son una buena forma de hacer daño tácticamente a los equipos rivales. En definitiva, las transiciones ya son un aspecto para no dejar de lado y se han convertido en una variante más dentro de los momentos del juego.