Hazte socio de TCT y disfruta de contenido exclusivo

La larga espera

Cuando esta semana terminó el enésimo parón de selecciones de la temporada, lo primero que hice fue intentar acordarme de donde le tocaba jugar a mi equipo esta semana, básicamente, porque cada vez que se para la liga me descuadran todo, incluidos los fines de semana. 

Jesús Navas en el partido España-Malta
Navas en el partido España-Malta valedero para la clasificación de la Eurocopa 2020
(Fuente Marca.com)

Por desgracia para mí, y aunque sigo siendo socio y teniendo mi asiento en el estadio, hace demasiado tiempo que dejé de vivir en mi ciudad natal, por lo que, el hecho de que mi equipo juegue en casa o fuera, ya que lo veo por la televisión, no tiene apenas diferencias. Solo la ilusión de pensar que cuando juega de local, quizás algún día, las cámaras enfoquen a mi padre o a alguno de mis amigos, de esos que sienten los colores tanto como tú, pero que tienen opiniones totalmente opuestas sobre entrenador, presidente o dirección deportiva, y que por eso te machacan por el WhatsApp hablando del fútbol (o ¿soy yo el que les machaca a ellos?).

Los desplazamientos

La buena cuestión, es que todo esto me hizo pensar que todas las semanas que hay competición de equipos, ya sea el fin de semana, entre semana, Liga, Copa o competición europea, hay una parte del futbol en la que realmente nunca pensamos, los desplazamientos. Para nosotros que nuestro equipo juegue en Bakú pues no es muy diferente a que juegue en Lisboa, pero la distancia y las horas de vuelo sí que lo son. 

Estadio de Gdansk, sede de la final de la UEFA Europa League 2020
Gdansk, sede de la final de la UEFA Europa League 2020
(Fuente uefa.com)

Miedo a volar

Y si no, que se lo digan al bueno de Dennis Bergkamp y su miedo a volar, y lo de bueno no es una frase hecha… ganó muchísimos títulos nacionales e internacionales, sobre todo en el Arsenal, y a nivel individual, un Balón de Plata y otro Bálon de Bronce, estar en la lista de los 100 mejores jugadores de la historia, ser el cuarto mejor jugador holandés del siglo XX,  jugador del año dos temporadas en la Eredivisie, o de la Premier en una ocasión… pero temía los grandes desplazamientos más que a un defensa carnicero, en su último año de carrera, en un campo embarrado. 

Dennis Bergkamp controla balón Arsenal Newcastle
Dennis Bergkamp una leyenda del Arsenal
(Fuente: lavanguardia.com)

Dicen que nunca le gustaron mucho los aviones, pero que lo que le desencadenó su miedo atroz, fue el vuelo con la Orange al Mundial de Estados Unidos. No sólo fueron los miles de kilómetros que tuvo que hacer para cruzar el charco, sino una serie de circunstancias que tuvo que sufrir en un viaje bastante movido con amenaza de bomba o caída libre del avión durante unos segundos, incluidos.

La cuestión es que cuando fichó por el Arsenal en 1995, firmó una cláusula para no tener que volar en los desplazamientos y esto hacía que tuviera que salir con varios días de antelación, que nunca viajara junto a sus compañeros, que a veces ni siquiera viajara y, por supuesto, que llegara más fatigado a los partidos.

Y todo esto llegados al artículo de hoy, me hace pensar que, por eso, tampoco le gustará mucho el anuncio del que os vengo a hablar hoy. Un anuncio que jamás hubiera podido protagonizar “Iceman” Bergkamp por el simple hecho de que se desarrolla en un aeropuerto, ese lugar que los aficionados no tenemos en la cabeza cuando hablamos de fútbol, pero en el que los futbolistas de nuestros equipos se pasan muchísimas horas al año.

Anuncio Nike Brasil aeropuerto
Futbolistas de la selección brasileña esperando su vuelo
(Fuente: anuncio Nike)

Antes ponerme a desgranar el anuncio de Nike, quiero decir que el spot es una maravilla con, seguramente, el mejor final que ha tenido un anuncio de fútbol (y no fútbol ) jamás en la historia de la publicidad.

Pero empecemos por el principio, el spot lo hizo, una vez más, Wieden+Kennedy, en este caso para el Mundial de Francia 98. Ese evento estaba patrocinado por Adidas, pero nadie se acuerda de este detalle y en cambio nadie puede olvidar este anuncio. El lugar un aeropuerto, los protagonistas una selección brasileña inolvidable con futbolistas como Ronaldo, Romario, Roberto Carlos, Cafú, Leonardo, Denílson… que están muy aburridos esperando su vuelo a Francia (esa época anterior a los smartphones…). El desarrollo lo que deciden hacer al respecto y todo al ritmo de una canción brasileña conocida y versionada en todo el mundo, como es “Mas que nada” de Jorge Ben. 

Romario intentando hacer una llamada desde el aeropuerto anuncio Nike
Romario aburrido intentando hacer una llamada desde el aeropuerto
(Fuente: anuncio Nike)

Nike eligió a la selección brasileña porque veían en ella los valores de creatividad y espontaneidad que creían debía tener el fútbol, sobre todo, después de venir del Mundial con menos goles de la historia, como fue el de Italia 90 o de una final decidida en penaltis tras un 0-0 en USA 94, y que precisamente, ganó Brasil con Romario y Bebeto a la cabeza, ante nuestro verdugos, la Italia de Roberto Baggio, aunque nosotros recordemos más a Tassotti y su codazo a Luis Enrique

Romario celebrando el primer gol de Brasil ante Holanda en los cuartos de final del Mundial de Estados Unidos 94
Romario celebrando el primer gol de Brasil ante Holanda en los cuartos de final del Mundial de Estados Unidos 94
(fuente: fifa.com)

Jogo Bonito en un aeropuerto

Y justo de espontaneidad y creatividad trata el spot de minuto y medio. La historia es sencilla, basada en los hechos reales de muchos equipos, una espera, el aburrimiento que la acompaña y un detonante, el retraso del vuelo.

Sin embargo, Ronaldo (Nazario) saca un balón, parece despertar de su letargo a todos sus compañeros y empieza el espectáculo. Para todos los que nos gusta y hemos jugado al fútbol, ver un balón pasar cerca tiene un efecto hechizante que nos obliga a sentir la necesidad de jugar con él. Esto es justo lo que ocurre en el anuncio, y desde luego nos parece creíble y seguramente nosotros también hubiéramos querido participar. La “única” diferencia es que aquí los que quieren jugar con el balón son algunos de los futbolistas más talentosos de su generación y el marco lleno de posibilidades es todo un aeropuerto, todo, incluidas las pistas de despegue y aterrizaje.

Escena anuncio Nike aeropuerto
Jugando frente a un avión solo por diversión
(Fuente: anuncio Nike)

Por supuesto todo lo que ocurre es bastante imposible de creer, no por lo que hacen, ya que no hay efectos digitales dentro del aeropuerto y son los futbolistas los que hacen esas virguerías con el balón, pero la cosa cambia en las pistas… donde todo se vuelve mucho más increíble con aviones y hasta helicópteros de por medio. No obstante, lo más inverosímil del anuncio es ver a Cantona, subido en un avión, dar el visto bueno al juego de los brasileños, casi parece contento y eso es totalmente imposible…

Cantona anuncio Nike aeropuerto
Momento en que parece que el juego brasileño convence a Cantona
(Fuente: anuncio Nike)

El anuncio está lejos de la épica de otros anteriores, de hecho no hay rivales ni un partido o competición, es simplemente diversión para matar el rato, con gestos, situaciones y momentos muy cómicos (como el de la cinta de equipajes que se traga a un futbolista) y donde da la impresión de que los protagonistas se lo estaban pasando bien rodando, cosa que siempre que pasa, se ve reflejada y da un halo de buenas sensaciones en el visionado de la pieza. 

Anuncio Nike aeropuerto
No remates nunca de cabeza en una cinta de equipajes
(Fuente: anuncio Nike)

Mención aparte tiene el final, después de jugar en un aeropuerto y sus pistas, de meter un balón por un escáner, de regatearse a la gente en las cintas mecánicas, en pasar por dentro de un helicóptero, de burlar al guardia de seguridad sin perder el control del balón o, lo más difícil, conseguir la aprobación de Cantona, cuando Ronaldo está solo delante de la portería hecha con los palos de las cintas que precintan el paso a un vuelo, cuando la gente le jalea y anima sin parar, cuando lo único que tiene que hacer es meterla, tira al poste con la consiguiente decepción de un grupo de chavales que no se lo creían (quizás metáfora del Mundial que jugarían donde perdieron estrepitosamente la final contra la Francia de Zidane). 

Anuncio Nike aeropuerto
Momento en que Ronaldo tira al poste
(Fuente: anuncio Nike)

Un final genial, digno y, sobre todo, cómico como demandaba un anuncio que es una oda a divertirse jugando al fútbol. Y digo un final, porque mi mente siempre borra la cara final de Ronaldo tras el logo de la marca, donde se demuestra que lo suyo no es ser actor, y eso que 20 años después Nike nos lo volvió a recordar con un nuevo anuncio homenaje a la selección de Brasil , y donde como diría aquel mítico comentarista sobre Palermo:«Ni en la repetición la mete…» aunque esa es otra historia. Aquí os dejo el anuncio, espero que lo disfrutéis tanto como yo, cada vez que lo veo.

  1. La verdad es que el anuncio es una pasada y también lo es su desglose y análisis, bien comentado explicado y visto desde los ojos de un aficionado y un profesional con bastos conocimientos de la publicidad y del fútbol.Enhorabuena.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *