La cruel pesadilla

13 de mayo del 2020. Semifinales de la Champions League. El FC Barcelona se juega el pase a la final contra el PSG. En la ida el equipo culé ganó 3-0 y ahora en el Parque de los Príncipes pierde 4-1 en lo que es un baño táctico inmenso del entrenador del equipo parisino hasta ese minuto 70. Ernesto Valverde sigue el partido en cuclillas, mirando a sus chicos, ningún cambio… En el banquillo esperan su oportunidad Aleñá, Wagué, De Jong, Arthur y Dembelé. El equipo blaugrana forma con Buffon, Piqué, Umtiti, Alba, Sergi Roberto, Busquets, Rakitic, Coutinho, Messi, Suárez y Griezmann. Minuto 80, pase largo de De Ligt, Mbappé gana por velocidad a Rakitic y a Sergi Roberto y firma la sentencia definitiva. Los aficionados blaugranas presentes en el estadio se pellizcan intentando despertar de la cruel pesadilla.

Ernesto Valverde FC Barcelona
(Fuente: mundodeportivo.com)

Mientras, frente al televisor, el seguidor culé mira al cielo y piensa como ha llegado hasta ahí otra vez, a ese cruel déjà vu. A final de año toda la afición blaugrana sentenció a Coutinho, fruto más de la apatía futbolística del brasileño que de una animadversión sobrevenida del aficionado. Sin embargo Ernesto decidió darle otra oportunidad. Otro de los que entraban en las quinielas para salir fue Ivan Rakitic pero Ernesto le dijo a Bartomeu que sin el croata se le acababa el paraguas, así que, para hacer caja, el presidente tuvo que vender a Semedo y a Cillesen. A Ernesto le daba lo mismo, su titular en la banda derecha era el centrocampista reconvertido Sergi Roberto y no contó con que su portero titular se pudiera lesionar.

Suárez se lamenta
(Fuente: glonaabot.com)

Para contentar a la parroquia blaugrana ficharon a Griezmann, que tuvo una primera parte de la temporada bastante exitosa en cuanto a su efectividad, pero que en esta segunda parece que pasa más tiempo pensando en hacerle cantos de sirena al presidente del PSG que en trabajar para el equipo que le paga la nómina. Mientras, en el costado izquierdo Jordi Alba acumula miles de minutos ante la falta de un sustituto. Al frente del ataque Suárez se queja de que no le llegan balones mientras corre intentando presionar a los defensas con escaso éxito.

13 de junio del 2019. Me despierto ¿Lo he soñado o podrá ser verdad? Con Valverde y Bartomeu todo es posible.