Hazte socio de TCT y disfruta de contenido exclusivo

Quique Setién y su remedio contra el insomnio

Quique Setién es un genio más allá del rectángulo de juego. Durante este confinamiento ha tenido mucho tiempo libre y se ha propuesto hacer feliz a los demás. Ha leído mucho, ha investigado y ha descubierto que el insomnio es un trastorno que padecen entre el 20 y el 30% de la población, y que afecta especialmente a los culés. El bueno de Quique Setién no podía permitir esto.

Contra el insomnio se recomienda hacer deporte con asiduidad, llevar una dieta equilibrada, y, sobre todo, evitar cualquier tipo de estimulante. Quique Setién ha ido un paso más allá. Ha encontrado un remedio fácil, efectivo y relativamente económico. Un remedio que irremediablemente te obliga a entrar en un estado de letargo para que puedas descansar en paz y tranquilidad.

Tres partidos, desde el retorno de la Liga, han bastado para darle validez a este método contra el insomnio. Tres partidos en los que, a pesar de ver 6 goles, el juego del F.C.Barcelona ha sido soporífero. Ni contra el Mallorca ni frente al Leganés ni en Sevilla. En ninguno de esos escenarios se ha visto nada de lo que Quique Setién prometía cuando llegó al Camp Nou. Lo que sí se ha visto es mucho pase entre centrales y Ter Stegen, un ritmo lento, y piernas con muchos años.

Las declaraciones de Quique Setién en la previa del partido contra el Athletic fueron deprimentes. Quizá agarrado a cierto orgullo futbolístico, defendiendo un estilo de juego que está hundiendo al equipo, Quique Setién se puso el disfraz de Valverde. Negó que el equipo tuviera ningún problema, tiró de estadísticas y lo resumió todo en si la pelota entraba o no.

Quique Setién dio entrada a Ricard "Riqui" Puig y Anssumane "Ansu" Fati como revulsivos contra el Ahtletic
Fuente: mundodeportivo.com

Fiel a sus palabras, planteó un centro del campo formado por Arthur y Vidal, y la presencia de Griezmann en una banda de ataque. El resultado: una ocasión en 45 minutos. El inicio de la segunda parte fue todavía más desesperante. El partido se resumía con la imagen de Quique Setién y Eder Sarabia, tapándose el rostro con las manos. Arthur había protagonizado su última muestra de inoperancia y desacierto. La falta de regate, de remate y de visión de juego de Griezmann también era más que evidente.

La solución fue muy fácil. La Masía volvió a demostrar que si se da la confianza adecuada, responde. Riqui Puig y Ansu Fati salieron para dar un plus de velocidad al juego. Se pudo disfrutar de 30 minutos de pases, movimiento, frescura y ocasiones. De ahí vino el gol de Rakitic, quien pareció contagiarse de la energía de esos dos. La duda ahora es ¿Riqui y Ansu tendrán la continuidad que merecen?