Fútbol con ojos de niño

Al cerrar este 2018, se me ocurre que tal vez sería bueno escuchar más a menudo lo que opinan sobre la actualidad del fútbol los aficionados más jóvenes. Los niños de estos tiempos tienen un acercamiento diferente al fútbol que el que teníamos sus padres. Hoy en día internet, el peculiar enfoque de los programas de televisión que tratan de fútbol, los canales de YouTube o los videojuegos sustituyen lo que para nosotros era el Estudio Estadio, la colección de cromos de La Liga o la esporádica lectura del As o el Marca. Es una generación con más información, mejor acceso a lo que ocurre en cualquier lugar del mundo, pero también más propensa a caer en burdos clickbaits o en la manipulación de un fútbol dirigido por cuestiones de marketing.

Así que, hoy le toca a mi hijo Julián, de nueve años, contarme qué le ha parecido 2018, qué recuerdos le van a quedar de este año que hoy termina y qué espera o qué le pediría a 2019. Seguro que su visión nos sorprende o nos abre los ojos a cosas a las que, en la vorágine del día a día, no somos capaces de prestar la atención que deberíamos.

Lo primero que me dice es que le pediría a 2019 que no hubiera amaños en los partidos. Ha escuchado hace poco una noticia sobre un árbitro involucrado en asuntos de apuestas y, en su inocencia infantil, le gustaría que eso no volviera a ocurrir.

El protagonista del año seguramente ha sido el VAR. Para Julián, la gran innovación del fútbol en los últimos años tiene un gran problema, y es que a veces tarda demasiado en corregir. Eso no le gusta, sobre todo en los goles. Las celebraciones se paran hasta que el árbitro confirma si ha sido o no gol legal, y para cuando lo concede, ya se ha perdido la emoción del primer momento. Por ejemplo, en el último Atlético de Madrid – Athletic de Bilbao, Godín marcaba el gol de la victoria en el descuento, pero solo se concedió tras revisarlo el VAR. Fue un gol muy emocionante que por la revisión del VAR no se pudo celebrar a gusto… aunque también es verdad que de no haber existido el VAR se habría anulado injustamente. Para él, como para los adultos, esto del VAR es un poco lioso.

A Julián no le gusta que la gente se enfade con un jugador por cometer un error, porque todos nos equivocamos alguna vez. Como con De Gea en el Mundial, con Karius en la final de la Champions o últimamente con Isco en el Bernabéu. Aunque reconoce que se ha reido con algunos de los múltiples memes y bromas que este año han provocado los errores de éstos jugadores, no le parece justo que se les silbe o se les insulte, porque siempre intentan hacerlo de la mejor manera posible. Eso sí, con los árbitros parece que duda un poco más a la hora de reconocer que es un trabajo duro, ya que le parece que, en ocasiones, pitan cosas muy raras con las que favorecen a algunos equipos.

Karius, portero del Liverpool, falla en la final de la Champions 2018 frente al Real Madrid
Karius ve entrar el balón en su portería en la final de la Champions de 2018 (Fuente: rpp.pe)

Ahora que Cristiano ya no está en el Real Madrid, le sorprende que a la gente le parezca que el equipo blanco es peor que antes, siempre ha sido un buen equipo, y este año seguirá siéndolo.
Cree que el jugador de 2019 va a ser Kyllian Mbappé, que con 20 años recién cumplidos sea capaz de jugar así le llama la atención. Aunque ni siquiera si le fichará el Real Madrid cree que cambiaría la opinión de la gente tras la salida de Ronaldo. Supone que la Liga la ganarán Barça, Real Madrid o Atleti, pero ya ha aprendido que en el fútbol puede pasar cualquier cosa y no descarta sorpresas. De hecho, todavía recuerda la victoria del Leicester en la Premier 2015 / 2016 y no le importaría que volviera a ocurrir algo parecido.

Lo más sorprendente del Mundial para Julián fue la eliminación de Alemania en la fase de grupos, ya que para él, esta era la selección favorita. Es de los que piensan que Messi no puede hacer más con Argentina porque en el Barça tiene mejores compañeros y les conoce mejor, mientras que en su selección le cambian mucho el equipo. Algo parecido le pasa a Cristiano Ronaldo con Portugal. Aunque ganó el Mundial, a Griezmann le sigue poniendo por detrás de Messi y Cristiano, si bien espera que pueda mejorar un poco para alcanzarles en cuanto a nivel.

Confiesa que no se enteró muy bien de lo que pasó con Lopetegui antes del Mundial. Entendió que se quería ir al Madrid y que no podía, entonces le despidieron de La Roja, se fue al Real Madrid y allí también le despidieron. O sea, que seguramente lo mejor hubiera sido que se hubiera callado y hubiera seguido con la selección. Así, hubiera tenido la posibilidad de llamar la atención al Real Madrid y que le hubieran fichado después del Mundial. Para no haberse enterado muy bien, Julián lo tiene muy claro.

No le parece bien que Modric haya ganado los principales galardones individuales del año, no le ha visto hacer suficientes méritos. Salah, Messi o Cristiano le han gustado más, ¿pero Modric?, rotundamente, no. Su equipo del año tendría de portero a Oblak; de centrales a Godín y Piqué, y de laterales a Marcelo y Jordi Alba; en el mediocentro a Busquets, Kanté y De Bruyne; con Cristiano en la izquierda, Messi en la derecha; y Agüero de delantero centro. Para los suplentes se ha guardado nombres como Salah, Ter Stegen, Ramos, su ídolo el Papu Gómez, Griezmann, Sergi Roberto, Neymar y Mbappé. Completa con el Cholo Simeone de entrenador y un estadio llamado Megastadium para que jueguen sus partidos.

Estas son las reflexiones de un futbolero de nueve años, al que los nombres de Rubiales y Tebas solo le suenan lejanamente. Un modo de ver el juego que no dista tanto de la de los mayores en el fondo, aunque a veces si en las formas, más inocentes, menos modificadas por las experiencias previas, como un lienzo en blanco que refleja de una manera más pura las marcas que va dejando cada partido, cada minuto de fútbol que vive. Algo que debemos agradecer los adultos, ya que nos enseñan cosas que, tal vez, hemos podido olvidar.

P.D. Muchas gracias Julián, por ser como eres y por compartirlo con los que te rodeamos. Escribir este artículo junto a ti lo ha convertido en el más especial que he publicado en estos años. Espero que, cuando pasen los años, te sirva para recordar los buenos momentos que pasamos jugando o viendo fútbol, y para saber cuánto te quiero.

Paco Luna con su hijo en el Vicente Calderón
De padres a hijos (Fuente propia)
Siguiente
Los rondos