Hazte socio de TCT y disfruta de contenido exclusivo

El club más curioso de Escocia

“Doctor Livingstone, supongo.” Cuenta la leyenda, alimentada por el afán recaudatorio de su protagonista, que esta fue la frase con la que el explorador Henry Stanley saludó, tras meses en su búsqueda, al mítico Doctor Livingstone. Era la África de 1871 y seguramente nunca se pronunciara, pero si habla de algo esta fórmula recordada en las enciclopedias es de la característica flema británica de la que hicieron gala estos dos exploradores británicos. Un guiño que nos ayuda a situar en el mapa al verdadero protagonista de nuestro artículo: el Livingston F.C.

Pidiendo disculpas por la apócope que diferencia el nombre del galeno con la nomenclatura de la pequeña ciudad escocesa en la que situaremos nuestra historia. Lo cual, deja a las claras que no existe relación alguna entre ambos. Aunque la frase me sirva hoy para ilustrar una duda. El brete de etiquetar o no al modesto Livingston F.C. como el club más curioso de Escocia. Motivos no faltan, por lo que los iremos desgranando para que podáis llegar a entender las peculiaridades que han salpicado a este club.

El spanish Livingston F.C.

Es cierto que mencionar como hito encontrarnos con un equipo británico plagado de españoles, es algo incoherente si nos atenemos a la ya tradicional conexión anglohispana. Todos recordaron el Wigan en el que Roberto Martínez capitaneaba a los famosos three amigos, experiencia que le abrió la puerta de los banquillos luego. O el más reciente spanish Liverpool de Rafa Benítez con Xabi Alonso, Luis García o Torres como estrellas. Pero ninguno de estos casos reunía los siguientes dos requisitos: ser un equipo menor de una liga menor y contar con un exinternacional como Guillermo Amor.

Pero la curiosidad en este rocambolesco club va más allá. No fue el Livingston el club que provocó la importación de nuestros futbolistas. La mayoría (Sánchez Broto, Óscar Rubio o David Fernández) habían sido captados por el exculé Steve Archibald el año antes para otro equipo, el Airdreonians. Este exótico club, que ganó ese año, con otros conocidos como Antonio Calderón o el exzaragocista Sanjuán, un torneo local, acabó hundido por las deudas. Lo que hizo que los Livi lions los repescaran para la causa.

Guillermo Amor Livingston
Guillermo Amor en uno de sus pocos encuentros con el Livingston F.C. (fuente: footballscotland.co.uk)

El rendimiento de los españoles en el equipo fue en aumento y ganó lustre con la llegada del hoy miembro de la ejecutiva barcelonista. Sólo lustre, porque de jugar, poco. Aun así, los entrenados por aquel entonces por Davie Hay, levantaron en 2004 lo que es hasta hoy el mayor logro de la historia de la institución, la Copa de la Liga. Ya sin Sánchez Broto, más que el portero, el alma mater del equipo, cuyo éxito le otorgó una oportunidad en el poderoso Celtic. Aún se recuerda la leyenda de nuestros jugadores en esta ciudad de unos 50.000 habitantes.

The spagettihad

Así conocen sarcásticamente al estadio local del Livingston F.C. Y no es difícil de traer el término, que traducido sería algo así como “cuenco de espagueti”, si tenemos en cuenta el ridículo nombre que ostenta el campo desde 2015. Y no será por estadios marcados por sus patrocinios: Allianz Arena, Emirates Stadium, Abanca Riazor… Pero que la marca que te patrocine, haga renombrarlo como Tony Macaroni Stadium es de una gravedad muy diferente.

Tony Macaroni Arena Livingston
El Tony Macaroni Arena (fuente: thecelticstar.com)

Afortunadamente, los más allegados al club aurinegro aún lo denominan Almondvale, su nomenclatura primitiva. Por cierto, no muy lejos de lo irónico, el valle de la almendra. Y lo hacen, no sólo porque no acepten acudir a un estadio con nombre de pizzeria, sino, también, por el gusto que parecen haber cogido en los despachos de club a cambiarle la identidad. City Stadium, The West Lothian Courier Stadium, Braidwood Motor Company Stadium, Energy Assets Arena… y todo en un plazo de 20 años. No parecen encontrar otras vías de ingresos.

La audiencia es soberana

Como si de un talent televisivo se tratase, la última vuelta de tuerca de los mandatarios del Livingston ha dado todo el poder a los seguidores del club. En concreto, a sus followers de Twitter, lanzando una encuesta con la que se ha decidido el futuro del actual portero de los lions, Gary Maley. Un guardameta de 38 años cuyo fin de carrera profesional ha estado durante una semana en manos de los usuarios de la conocida red social. Todo en una pregunta, para la que se recibieron hasta ayer, fin de la misma, más de 200.000 votos.

tweet renovación Gary Maley Livingston
El tweet con el que se anunció la renovación de Maley (fuente: Twitter)

Afortunadamente para el veterano portero, la consulta otorgó un amplio 70% a su continuidad y horas después sellaba su renovación. El titular El pueblo ha hablado, con el que el Livingston publicó ayer la noticia refleja a la perfección el objetivo (cumplido) de la inicativa. Pero, ¿y si hubiera sido el rechazo la postura mayoritaria? Seguramente, la idea hubiera acaparado más detractores. Y eso que sus propios compañeros arengaron al “No” desde la ironía. ¿El truco? Que se trataba de una iniciativa benéfica de cuestación para Sanidad.

No sabemos si esta será la última excentrididad del que, al menos para mí, es el club más curioso de Escocia, el Livingston