El ambicioso proyecto Famalicao

Siempre que pensamos en la Primeira Liga, o NOS, de nuestros vecinos portugueses es inevitable pensar en tres equipos: Benfica, Oporto y Sporting de Lisboa. Una competición tan modesta en lo económico que siempre se ha caracterizado por una polarización que apenas deja margen a la sorpresa. Y es que salvo honrosas excepciones como las de Boavista, que acabó con graves problemas financieros, o las participaciones europeas del Braga, los laureles siempre se han repartido entre estos tres grandes clubes. Una terna de entidades que viven en la comodidad de un fútbol en el que los otros diecisiete apenas aguantarían un año, por potencial, en nuestra Liga Santander.

Sin embargo, los que miramos más allá de nuestras fronteras hemos quedado sorprendidos al ver que ninguno de estos tres dominadores lideran la tabla actual. Ni el Benfica de los 125 millones ingresados por Joao Felix, ni el Oporto que llegó a cuartos de Champions hace meses y ni siquiera el Sporting liderado por el codiciado Bruno Fernandes ocupan el primer puesto.

Tras siete partidos, una suma nada desdeñable en una liga de 18 equipos, manda un equipo del que muchos no habíamos oído hablar anteriormente. Se trata del Famalicao, un club recién ascendido de la segunda división y cuyo interesante proyecto vamos a desgranar en estas líneas.

Un club con historia

Pero como decía aquel, la mejor manera de entender el presente es comprender el pasado. Y el origen del club se remonta a 1931 en Vila Nova de Famalicao. Una ciudad que, pese a contar con 140.000 habitantes, vive a la sombra de Braga, a media hora en coche. Casi a la misma distancia de Oporto, su enclave estratégico la encumbró en la industria del norte luso.

No obstante, su mayor reconocimiento le viene por uno de sus históricos paisanos. El afamado escritor Camilo Castelo Branco, que en el siglo XIX se convirtió en uno de los autores más importantes del país. Sin embargo, este lustre no se ve reflejado en el estadio del equipo, el municipal, que espera como agua de mayo la ampliación a 7.000 espectadores que se comenzará el año próximo.

El Famalicao en 1993 con Secretario y Fernando Couto en el once. (Fuente: maisfutebol.iol.pt)

Parece lo habitual si tenemos en cuenta que la entidad sólo había disputado seis temporadas en la máxima categoría antes del ascenso de este curso. De las cuales, cuatro fueron consecutivas allá por los primeros 90.

A partir de ahí, el club se sumió en una grave crisis económica y deportiva, tocando fondo hace diez años en la quinta división. Eso sí, de lo que siempre se han sentido orgullosos los famalicenses es de contar con una cantera de la que han salido futbolistas como Fernando Couto, Secretario o Henrique Sereno, todos con pasado en nuestra liga. Aunque aquí no se cumple la máxima de “todo tiempo pasado fue mejor”. Los azuis e brancos viven en estos momentos su cénit y la razón está en su proyecto.

La extraña pareja

El proyecto tiene dos artífices. Dos padres que ratifican el poder que lo económico ostenta en el deporte rey actual. Por un lado, la entrada del capital israelí en unas arcas cuasi vacías. Y no se trata de cualquier inversor, hablamos del israelí Idan Ofer, que con su Quantum Pacific Group ya es propietario de un tercio del Atlético de Madrid. Y evidentemente, esta relación se ha reflejado en el sello colchonero que posee la plantilla que luego analizaremos.

Por cierto, resulta curioso que apenas se hable en España de este empresario. Un magnate que, según Forbes, amasa casi 5 billones de dólares y desembarcó la temporada pasada en el Miño. Pero claro, demostrando agudeza, decidió pedir ayuda a un amigo más ducho en este campo para alcanzar el éxito. Y vaya amigo.

Ofer y Mendes Familacao
Ofer y Mendes son los artífices del proyecto. (Fuente: elespanol.com)

Es entonces cuando entra en escena el todopoderoso Jorge Mendes. A estas alturas de la película sobran las presentaciones al hablar del agente que todo lo mueve. No contento con enriquecerse con representados como Cristiano Ronaldo o Joao Felix, el controvertido dueño de Gestifute es el responsable del apartado deportivo. Una idea que retoma después de un infructuoso intento similar en el Rio Ave. Y lógicamente, contar con un referente de esta talla, con todas las redes que maneja, habla de la ambición de la propuesta. Con un techo que no se limitará a seguir unos años más en primera.

Juventud al poder

Bajo la batuta de Joao Pedro Sousa, asistente de Marco Silva en la Premier, Mendes ha conformado una plantilla repleta de jóvenes promesas. Principalmente, de jugadores procedentes de nuestros filiales. Destaca el caso de la cantera colchonera que, al compartir accionista, ha aportado cedidos a Schiappacasse y Nehuén, ambos internacionales sub 20. Aunque si hay un futbolista que se ha hecho grande en Famalicao ese es Gustavo Amaro Assunçao. Su padre, Paulo, ganó dos Europa League con los de Neptuno. Lo que puede ganar este mediocentro de sólo 19 años aún está por ver.

Paulo Assunçao Famalicao
Paulo Assunçao es clave en la medular del Famalicao. (Fuente: twitter)

Pero no sólo de los rojiblancos se nutre este grupo cuya edad media ronda los 23 años. También han conseguido pescar cesiones, por ejemplo, en Valencia con Uros Racic y Alex Centelles. O en equipos cercanos a Mendes de la talla de Oporto (Vana) y Wolverhampton (Roderick). Sin olvidar el notable papel que ostenta en el ataque otro de los nuestros: Toni Martínez. Un delantero con poco gol y mucho trabajo que, tras probar éxito en Inglaterra, ha deambulado por varios equipos de la antigua Liga123. Todos juntos forman un 1-4-3-3 de descartes y promesas hambriento de éxitos

¿Será suficiente para ganar a finales de mes al mítico Oporto? 

Anterior
Siguiente