Benzema rescata la Liga

benzema atletico madrid

Ganó el Barcelona el sábado un partido sin brillo y gracias a un latigazo de Ilaix que consagraba el camino iniciado por Jordi Alba. La cosa iba de ganar dejando a un lado el estilo, si había un día en el que esto se podía tolerar era éste. Y es que era una de esas tardes en las que debido a de donde venía el Barsa, partido exigente contra el Sevilla en Copa, y a lo que estaba por suceder, derbi madrileño, el equipo culé tenía que sumar sí o sí los tres puntos.

Salió Koeman de nuevo con los tres centrales y ese dibujo que parece ha llegado para quedarse. Primera parte muy plana con poca fluidez y con un Ter Stegen providencial. Segunda mitad donde por unos momentos parecía el guión visto ya en alguna ocasión esta temporada. Un Barcelona por delante en el marcador y poco a poco, por falta de acierto o simple dejadez, se le dan alas al rival hasta que llega el empate. Intento de reacción tardía y en vano, empate y campeonato perdido. Sin embargo no fue el caso y esta vez los tres puntos quedaron del lado blaugrana.

Y el domingo a las 16:15 los culés se sentaban delante del televisor con la esperanza de un empate que alegrara la Liga. Salió muy bien el Atlético de Madrid consciente de que podía dejar el campeonato visto para sentencia. Llorente y Suárez se aliaron para poner por delante justamente a los rojiblancos ante un Madrid sufriendo atrás, con un centro del campo desbordado gracias al trabajo de Lemar y a un Koke imperial, y una delantera donde Rodrygo no existía y Benzema lidiaba en un oasis.

La segunda parte de nuevo tuvo el Atlético ocasiones para sentenciar pero se topó con Courtois. Y ya se sabe que cuando se deja vivo al Madrid se acaba pagando. Avisó primero Benzema tras un pase medido de Vinicius. El campo se había empinado para el conjunto rojiblanco por mérito del Madrid y por esa inercia a ser conservador que tanto le puede a Simeone y desespera a muchos aficionados.

Hasta que llegó lo inevitable. Empate que no le vale a ninguno de los dos y que da alas a un Barcelona que ya sueña con el doblete.