Bartomeu, el irreductible

Abril de 2020. Todo el mundo del fútbol está en pausa por el parón de campeonatos… ¿Todo? ¡No! Un club dirigido por un irreductible presidente se resiste a mantener la tranquilidad y la calma. Y la vida no es fácil para los culers viendo lo que hacen con su club en tan lamentable espectáculo…

La crisis perpetua en la que vive el FC Barcelona inaugura un nuevo capítulo. Da igual que sea Viernes Santo, o que haya una pandemia mundial que ponga contra las cuerdas a la sociedad actual. Estoy convencido de que cuando llegue el Apocalipsis y se avecine el Fin de los Días, la sección de deportes de cualquier telediario abrirá con una nueva crisis del Barça. Cuando parece que es imposible que la cosa vaya a peor, ahí estará este club para desafiar a la lógica, la razón y al sentido común.

Bartomeu incendiario

En medio de este confinamiento, en el que tienes que rellenar horas ingeniándotelas para compensar la falta de actividad social, cada uno hemos tirado por aficiones e intereses. Yo he desenpolvado la XBOX y me he aficionado a vídeos de Chicote para aprender a hacer algo mínimamente decente en la cocina. En cambio, Josep Maria Bartomeu parece ser que cuando se aburre, la lía y mucho.

Así que la locura sigue instalada en el Camp Nou. Tras el escándalo de las redes sociales, y el follón derivado del ERTE y la reducción de sueldo de la plantilla, todos pensábamos que la tormenta ya había pasado. Pero Bartomeu ha decidido rizar el rizo en un ejercicio gratuito y exhibicionista, totalmente innecesario, de su capacidad para tomar las peores decisiones.

Josep Maria Bartomeu y Emili Rousaud, F.C.Barcelona
Fuente: mundodeportivo.com

En una caza de brujas propia de los años más oscuros de cualquier régimen dictatorial, invitó a dos de sus vicepresidentes a una renuncia voluntaria de su cargo. Bartomeu no se anduvo con chiquitas, siendo uno de estos directivos, Emili Rousaud, la opción continuista en las próximas elecciones de 2021. Pero así es Bartomeu, que ante cualquier sospecha de disidencia, ante cualquier amenaza que pueda tumbarle de la butaca, opta por agarrarse con uñas y dientes pateando a otros a las llamas. Con lo que no contaba Bartomeu es que esa dimisión «voluntaria» se acompañaría de cuatro bajas más, que quizá no son las únicas.

Del triplete al abismo

Bartomeu, el irreductible. Bartomeu, el superviviente. Desde 2014 sentado en el asiento más exclusivo del Camp Nou. Heredero de Rosell en una de las páginas más negras de la historia del FC Barcelona. Ratificado tras unas elecciones anticipadas gracias al triplete de Luis Enrique. Y desde entonces, siendo el artífice de la desintegración de los valores y el sello de identidad del club.

Con la dimisión de estos seis, ya son 12 los directivos que dimiten de la junta de Bartomeu desde 2015. Por el camino también han caído un montón de directores de comunicación. En el área deportiva, Pere Gratacós, Robert Fernández, Pep Segura y Ernesto Valverde son los nombres más conocidos que han servido de parapeto de Bartomeu ¿Hasta cuándo va a seguir agarrado a ese sillón? La casa está ardiendo desde hace mucho ¿Será capaz de continuar negando la realidad hasta junio de 2021, cuando acabe su mandato? Seguramente, y para desgracia de los culés, sí.